Emocionante despedida de los danzantes en La Tirana

Hoy será la clausura oficial de la celebración religiosa más importante del norte del país.

Rodrigo Bugueño tiene tan sólo 11 años de edad y ya conoce de la fe en la Virgen del Carmen. Pertenece a la sociedad religiosa  Gitanos. Al momento de la despedida no paraba de llorar.

"Es muy emocionante bailarle a la Chinita y da mucha pena despedirme, porque no la volveré hasta el próximo año". Su madre, Pamela Vivanco, aseguró que su hijo baila desde los once meses. "Yo bailaba con él en los brazos. Comenzó  a caminar y siguió bailando". Pamela Vivanco bailó por tres años y explicó  que "la emoción pasa porque la Virgen te agarra y no te suelta".

%b%LAGRIMAS%b%

Con lágrimas, con tristeza y hasta con desmayos, pero con la fe puesta en que el próximo año estarán junto a la Virgen del Carmen para brindarle su particular homenaje, los integrantes de los diversos bailes y sociedades religiosas se despiden de la "Chinita". Profundas escenas de tristeza son las que invaden a los danzantes de las cofradías que esperaban su turno para brindarle la última de las presentaciones a la Virgen.

A  muchos  les cuesta poder entender el significado que tiene despedirse de la Carmelita y llegar a tal extremo de llorar.

Es que los danzantes le bailaron durante una semana, día y noche, soportando bajas y altas temperaturas, debido a la oscilación que se registra en el pueblo. Fue un sacrificio tremendo.

Pero  para los danzantes  no hay ningún sacrificio, todo lo contrario, pues está la fe. A tal extremo que al momento de la despedida, lloran y hasta se desmayan. Algunos se sacan el traje para dar finalizada  su manda y lo dejan a los pies de la imagen. Son momentos de emoción y experiencia que sólo se vive en esta fiesta, en la más popular del norte del país.

Carlos Araya pertenece a la Sociedad Moreno de Alí Babá. Al mediodía tuvo su despedida. Después de permanecer  quince minutos cantando frente a la imagen de la Carmelita salió llorando del templo. "Es que La Tirana te envuelve. Es una  emoción muy especial ".

Esta sociedad entró el 12 y ayer se despidieron. Alejandro Ortiz indicó que "dicen que los hombres no lloran, pero en La Tirana  eso no corre. Es que es mucha la emoción que se vive frente la Virgen del Carmen".